Eka studio
AdobeStock_126113472.jpeg

Noticias y blogs

Acerca del mundo del diseño, y del diseño del mundo.

Renovar tu Imagen Corporativa... Deber o necesidad?

 
 

Bien sea que queramos renovar un logotipo, cambiar los colores de una marca, o cualquier detalle en nuestra imagen corporativa, va a traducirse en una inversión de dinero, que si se hace con la correcta estrategia va a significar un cambio positivo, en el que logres demostrar al mercado tu evolución como empresa.

Esta es la premisa, pero no siempre se logra con éxito un cambio de imagen que sea bien recibido por los clientes fieles que ya han creado un lazo emocional con la marca. De aquí nace el miedo de cambiar una imagen que a simple vista funciona de manera perfecta a través del tiempo.

Pero este temor no debe detenernos, si nuestro cambio es bien fundamentado y sobre todo, si se lleva a cabo un proceso previo de estudio de mercado profundo y se aplican estrategias de diseño específicas para conservar los valores de marca que se desean seguir transmitiendo a través de la imagen, el sentimiento de pertenencia (Lovemark) o amor del cliente hacia la marca será el mismo, o incluso mayor, ya que nuestros clientes también evolucionan y es necesario a veces otorgarles esa sensación de ir de la mano con ellos.

Una marca “construye respeto, pero también hace esa crucial conexión emocional. Este es el terreno donde el futuro (cliente) es ganado o perdido”. Kevin Roberts, Future Beyond Brands.

Una marca “construye respeto, pero también hace esa crucial conexión emocional. Este es el terreno donde el futuro (cliente) es ganado o perdido”. Kevin Roberts, Future Beyond Brands.


Incluso grandes marcas ya establecidas y con una imagen sólida, reconocida por sus clientes se atreven a dar ese paso de renovar el cómo se ven. Y es que más que una opción es un deber el transmitir crecimiento. De manera contraria significaría un estancamiento o pausa extendida, que lejos de dar estabilidad ante los ojos del consumidor, demuestran poco interés en actualizarse ante nuevas tendencias en el mercado.

Aceptar Subir al tren del cambio es de valientes.

Tal es el caso de dos marcas con presencia internacional, que decidieron a pesar de su estabilidad económica y del reconocimiento de su imagen en el mercado actual, renovarse.

Las marcas BBVA y Cinépolis, vieron la necesidad de demostrar que se mantienen a la vanguardia en todos los aspectos de este mundo tecnológico, no dejando de lado su Imagen Corporativa, la cual acaban de actualizar recientemente.

BBVA no solo hizo una mejora en su logotipo, sino que comenzó por la medula espinal realizando un cambio de nombre, para hacer más simple y unificar todas sus sucursales alrededor del mundo. En palabras del delegado de BBVA…

Esta nueva identidad reforzará el compromiso de BBVA con sus casi 75 millones de clientes globales manteniendo nuestra actitud de servicio local. Y ese es exactamente nuestro propósito: poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era
— Onur Genç

Con este mensaje totalmente inclusivo, se lanzan al mercado con un logotipo de tipografía renovada, sencilla, para dar paso a una imagen minimalista, quedando simplemente como BBVA, dejando atrás diferenciadores locales, tales como Bancomer, en el caso específico de México.

Leer más https://www.bbva.com/es/bbva-unifica-su-marca-en-todo-el-mundo-y-cambia-su-logo/

Vieja Imagen 2018

Vieja Imagen 2018

Nueva Imagen 2019

Nueva Imagen 2019

BBVA será la marca del grupo en todo el mundo. En los próximos meses se prescindirá de las designaciones locales en Argentina (Francés), EE. UU. (Compass), México (Bancomer), y Perú (Continental). Garanti, la franquicia turca del grupo, cambiará su marca a Garanti BBVA.
logo_eslogan_bbva.jpg
edificio_bbva_nuevo_logo.jpg
 

 

Por otro lado se encuentra la cadena mexicana de cines Cinépolis; que también acaba de dar a conocer su cambio de logotipo, como parte de una transformación, se presume, va enfocada al nuevo mundo digital y su mercado de programación cinematográfica a través de internet.

Caso específico en el que no se han tenido declaraciones oficiales de ningún representante de la marca, acerca de la decisión de realizar dicho cambio en su imagen. Debido a esta brecha comunicacional, no ha tenido tal ves la acogida deseada y parte del público ha reaccionado de manera confusa, por no tener claro el significado de esta nueva imagen.

Vieja imagen 2018

Vieja imagen 2018

Nueva imagen 2019

Nueva imagen 2019



Sea cual sea el cambio, por más útil o radical que pudiera resultar a los ojos públicos, el renovar la imagen corporativa es un deber que tienen todas las empresas para reforzar su posición en el mercado. Como ente vivo, dar a conocer que al igual que sus clientes, están en una nueva etapa de su vida; demostrando la capacidad de adaptabilidad en nuevos tiempos y la inclusión de las nuevas generaciones.

Entendiendo también que un proceso de rebranding o cambio de imagen corporativa es costoso, por toda la inversión que requiere en cuanto a material gráfico, uniformes, papelería, entre todos los elementos de uso cotidiano que el público externo desconoce para esa marca en cuestión. Tiene un valor que debería ser reconocido en el mercado no solo como una imagen “buena” o “mala”, pues esto de la belleza es subjetiva; sino que más bien se le debe otorgar un mérito de tener coraje para realizar una revolución entera a puertas cerradas para impactar posteriormente en su público.

Cinepolis Rebranding
Cinepolis Rebranding

Por esta razón no debemos juzgar un logotipo solo por la manera en la que se ve, sino ir más profundo a las razones que motivaron este cambio y sobre todas las cosas, a la valentía que sacaron sus fundadores para dar ese gran paso que dice: mi mercado cambia y yo también puedo hacerlo. Claro, siempre será una decisión importante llevar a cabo todo el proceso de renovación de imagen con profesionales del diseño que entiendan el mercado y que puedan comunicar de manera correcta estas transiciones.






 
Katiuska Yaitzkiy